El engaño de Outlook Premium

En el primer semestre del 2016 Microsoft empezó a ofrecer Outlook Premium, un producto que buscaba hacerse de clientes que querían dominios personalizados con sus correos, y donde Google venía liderando el mercado con Google Apps con precios asequibles con los correos personalizados. En su momento aún Office 365 no despegaba del todo, y yo fui uno de los que caí en las garras de Microsoft con una pequeña empresa que estaba por abrir. Microsoft ofrecía inicialmente un año gratuito del servicio hasta con 5 cuentas; después del primer año deberías pagar $19.95 por la anualidad.

Todo iba bien hasta que necesite utilizar el dominio que ofrecían gratis al registrarte en Outlook Premium. Escribí a Microsoft para saber cómo podía hacer para tener control sobre el dominio, y poder apuntar el dominio hacia una cuenta de hosting. Mientras esperaba respuesta de Microsoft, decidí configurar una cuenta en Office 365 de modo que pudiese tener mayor control sobre las cuentas del dominio personalizado. Mi sorpresa fue que Office 365 no tiene control sobre el proyecto Outlook Premium que cerró y dio paso a Office 365. El soporte técnico de Office 365 no pudo ofrecerme rescatar el dominio de Outlook Premium. Después recibí respuesta del soporte técnico de Outlook Premium que me dejo indignado, he aquí su respuesta:

Hi James,

Thank you for contacting Outlook.com Premium Support.

If you create a new email domain during the registration process, Microsoft will register and purchase the domain on your behalf. Microsoft retains ownership of the domain. You can use your personalized email address associated with that domain as long as your Outlook.com Premium subscription is active. There is no console to access DNS settings, you are not allowed to change any DNS settings. as you are not permitted to use the domain for other purposes, such as hosting a website or linking to a blog.

Also, you cannot transfer your outlook.com premium domain to office 365.

Kind Regards,
Outlook.com Premium Support.

Su respuesta, en resumen, fue que el dominio le pertenece a ellos, y no puedo hacer nada para poder tener control del dominio que me ofrecieron gratis, ni mucho menos tener el favor de que apunten el dominio a una cuenta de hosting. Ahora tendré que esperar que finalmente Microsoft elimine el proyecto con los clientes que se inscribieron inicialmente y que sabían que no era gratis después del primer año, para poder recuperar el dominio y así registrarlo con un proveedor de dominios. Yo realmente no leí las letras pequeñas del contrato en línea ¿cuántos de nosotros la leemos? cuando ofrecían aquel producto tan cautivador, sin embargo, creo que este tipo de prácticas que no son claras, crean una total desconfianza en la credibilidad de los productos de Microsoft; el simple hecho de que no puedas migrar el servicio de Outlook Premium a Office 365 me parece tan absurdo, y más cuando el cliente quiere y puede pagar por los servicios.